Páginas

domingo, 21 de enero de 2018

VIDA

MESES ANTES...


Hace mucho que no hablo con nadie de este modo, contando todo lo que nadie más quiere escuchar, explicando el por qué de todo esto. Si os lo preguntáis, aunque solo sea simple curiosidad desinteresada de cualquier otro propósito, sigo sin saber cual es el objetivo. Supongo que es algo tan difícil de definir que se me atraganta antes de poder hablar. El no saber qué respiro me está ahogando, no os voy a mentir, me agobia pensar que he tenido tanto tiempo libre para nada, y realmente así lo siento, un mes para? No he podido comentar nada (casualidades de que hoy también sea 13, adoro al destino) Tal vez pensamientos de la vida, destino, casualidad, opiniones del karma, del zodiaco.

Hoy es otro día, otra hora, otro tiempo en el espacio, y sigo perdida, tan perdida que no veo, tampoco sé que hay que ver. No entiendo que es lo que todos contemplan, esa maravilla que alguien le puso el nombre de vida. Puede que me esté desviando un poco de lo que vengo a contar, pero a la vez lo puedo hilar. Vida y pensamientos, algo difícil de entender, de explicar, de sentir, de contar, de pensar, de vivir, de respirar, de agarrar, de contar. Un hola seguido de un adiós, tan rápido, simple, sencillo. Es como estar en una parada de tren, esperando, y cuando al fin pasa, espera tan pocos segundos, que no tienes tiempo de llegar a cogerlo. Y no es solo por la simple razón de que el tren vaya a gran velocidad, sino que la espera consiguió que el tiempo se volviese lento, cansado, denso, pesado sobre tus hombros.

No sé si llegaréis a comprender esta especie de metáfora que os he planteado, la verdad es que eso espero porque no sabría contarlo de otro modo, esta es mi manera de describir la vida, no sé muy bien en que ocasiones, supongo que he de esperar a averiguarlo, o tal vez esperar a contarlo pero la verdad es que a fin de cuentas. Tal vez solo sea el modo del que la miro cuando me siento densa, pesada, simple y sencilla. De esos holas estoy hablando, he vuelto al principio. De esos que son un simple exhalo con voz entrecortada que no llega a susurro.

p i n t e r e s t | @maggienork
He querido ponerlo en grande, porque es una frase que he intentado repetirme una y otra vez los últimos días, como esperando que una respuesta al azar me lloviese en el cerebro, como si con un circuito ahí dentro me bastara para hacerle caso de una vez. Y permitirme avisaros de que no es tan fácil.

Me dirás que eres feliz, que te ríes mucho, y que disfrutas de los momentos que pasas con la gente que quieres, que te esfuerzas en conservar tu mundo con aprecio y cariño, y que agradeces tu vida y todo lo que tienes. Y por supuesto que te creeré. Pero yo te preguntaré, que pasa cuando cae la noche, y dejas a tu mente libre, pensando en la vida, en como la estás viviendo, en como lo estás haciendo, y es entonces cuando sientes que le falta algo. Puede que lo tengas todo, o que en tu día a día no te preocupe, pero cuando te pones a pensar, sabes que has de encontrarlo. Yo llevo buscando mucho tiempo, esperando encontrar de una vez por todas eso que tanto necesito, o que no necesito, pero quiero, o que ninguno de los dos pero me atrae como un imán.


Puede que todo esto que estoy diciendo no anime a nadie, o tal vez es que estoy diciendo demasiado, a veces me paso, y a veces me quedo corta, otras tantas no sé clasificarme, como ahora. Pero sea como sea, es entonces cuando entra en juego la siguiente frase:


Y entonces me calmo, y me tranquilizo, y puedo aceptar que al final cambiará, que no sentiré esa especie de vacío siempre, que no me quedaré con las ganas de saber que era ese algo, que al final siempre pasará esta duda que me arranca el aire que voy cogiendo para poder bucear un poco más hondo, para escapar de la tempestad.

No solo me sirve para eso, está ahí para lo bueno, para lo malo, para todo en general, para esas cosas sin solución, para todas aquellas dudas que me asaltan, para cuando necesito saber que todo va a estar bien, y la encuentro por ahí, como bien dice, me quedo más tranquila, más calmada, como si me diera una respuesta que no encontraba, como si me ensañara que es aquello que necesito, tal vez sea tranquilizarme y por eso me es tan útil, o tal vez es algo mucho más completo que eso pero yo no soy capaz de entenderlo.

Y creo que eso es todo lo que tengo que decir sobre el tema, dos canciones, dos frases que me cambian, y tal vez no tengan nada que ver con nada de lo que estoy diciendo porque ya me estoy perdiendo y dejando el tema principal, cosas que me suelen pasar muy a menudo cuando empiezo a hablar sola, que supongo que es lo que estoy haciendo ahora mismo.